En apenas unos años, las criptomonedas han ganado peso en la economía internacional y, lógicamente, en España no iba a ser menos. Aunque su uso puede ser muy interesante y atractivo, a muchas personas les resulta un tema extremadamente complejo, más aún cuando se trata de la declaración de criptomonedas ante la Agencia Tributaria.

Y es que, además del funcionamiento de la minería, las cripto y las numerosas plataformas disponibles en internet para participar en esta nueva era económica, los inversores españoles se enfrentan ahora a otra cuestión importante: la legislación de criptomonedas en España.

Como cualquier tipo de activo o de inversión en general, las criptomonedas están sujetas a declaraciones e impuestos en España. Como tal, comparten una cierta lógica con inversiones más tradicionales que siguen siendo muy populares en nuestro país, como los bienes inmuebles y el mercado de valores. No obstante, dado el crecimiento exponencial de este sector en los últimos años, el Gobierno se ha tenido que poner las pilas para regularlo.

En este artículo, hablaremos en profundidad sobre la legislación de criptomonedas en España y veremos cómo incluirlas en la declaración de la renta. Te contamos qué debes hacer, qué declaraciones son obligatorias y cuáles son los diferentes tipos impositivos para que no te quede ni una duda sobre la fiscalidad en el mundo de las criptos.

¿Desde cuándo existe la legislación de criptomonedas en España?

Legislación sobre criptomonedas en España

En primer lugar, cabe mencionar que el Gobierno de España reconoce las criptomonedas como un medio de pago totalmente lícito desde el año 2015, mucho antes de establecer un marco regulatorio mínimo. No sería hasta 6 años después cuando la Ley 11/2021 de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal recogería la obligatoriedad de declarar las operaciones con criptomonedas, pues la Agencia Tributaria considera que estas divisas pueden ser causantes de ganancias o pérdidas patrimoniales y que tienen una incidencia real sobre el bolsillo del contribuyente. Por tanto, estos activos se incluyeron en la renta por primera vez y de forma oficial en 2022.

Además, tras la aprobación del Real Decreto 249/2023, que incluye modificaciones de la ley, a partir de enero de 2024, será obligatorio declarar a Hacienda las criptomonedas que se tengan en el extranjero.

¿Qué dice la legislación española sobre las criptomonedas y su tributación? 

La diversidad de actividades dentro del mundo de las criptodivisas hace que se hayan establecido distintas consideraciones respecto a su tributación. Además, estamos en un periodo de transición en el que se están aplicando nuevas normativas, por lo que las dudas sobre cómo declarar las criptomonedas son varias.

En cualquier caso, la fiscalidad española está cada vez mejor establecida a medida que el sector se desarrolla a una velocidad vertiginosa, así que cada vez es más probable que encuentres respuesta a tus preguntas. En este sentido, vamos a ver aquí los aspectos principales que debes saber sobre quién debe declarar las operaciones con criptos, cómo hacerlo, qué tipo impositivo se aplica y cuáles son las diferentes actividades económicas con criptomonedas.

¿Quién debe declarar las operaciones con criptomonedas? 

El Real Decreto 249/2023 indica que deberán informar sobre operaciones con criptomonedas:

  • Personas residentes en España.
  • Personas y entidades que ofrezcan servicios para salvaguardar claves criptográficas privadas en nombre de terceros con el fin de almacenar y transferir esas monedas.
  • Establecimientos permanentes ubicados en territorio español de residentes extranjeros que ofrezcan servicios para el intercambio de criptomonedas.
  • Establecimientos que hayan sido propietarios, hayan estado autorizados o hayan resultado beneficiarios de las operaciones con criptomonedas.
  • Establecimientos que hayan tenido poderes de disposición sobre las criptomonedas o hayan sido los verdaderos propietarios en cualquier momento del año.

Es decir, tanto particulares como empresas en España tendrán la obligación de informar sobre las ganancias obtenidas con criptomonedas, la cantidad que tienen (saldos) y su correspondiente valor en euros.

¿Cómo tributan las criptomonedas?

Hay cuatro apartados dentro de la declaración de la renta que recogen las transacciones con criptos:

  1. Ganancias y pérdidas por transmisión. Son las operaciones de compraventa de criptomonedas (trading, permutas).
  2. Rendimientos de capital. Se refieren a los rendimientos (intereses) generados por las plataformas que hayan recibido nuestras criptomonedas.
  3. Ganancias y pérdidas sin transmisión. Son las criptomonedas obtenidas por operaciones diferentes a la compraventa de activos, como airdrops o programas de recomendación.
  4. Actividad económica. Se trata de las operaciones de minería de criptomonedas y de las transacciones de compraventa realizadas para y en nombre de terceros.

La principal diferencia es que unos ingresos tributan en la base del ahorro y otros en la base general, y cada una tiene porcentajes diferentes de IRPF, como veremos más adelante.

¿Cómo se hace la declaración de criptomonedas?

Para facilitar la declaración de criptomonedas en 2023, la Agencia Tributaria ha añadido un nuevo apartado, las casillas 1800-1814. En él hay que incluir todas las operaciones de compraventa para que el borrador de la Renta pueda calcular las ganancias y pérdidas obtenidas. En el caso de las pérdidas, aunque no es obligatorio declararlas, sí es conveniente, ya que así se compensan otras ganancias patrimoniales que hayas tenido, haciendo que pagues menos impuestos en total.

Además, en el 2024 se incluirá el Modelo 721, que sustituye al 720, para informar sobre la tenencia (saldos) de monedas virtuales en el extranjero. En este caso, no habrá obligación de informar sobre los saldos que a 31 de diciembre de 2023 no superen los 50 000 euros.

Por su parte, los modelos 172 y 173 están dedicados a empresas con residencia fiscal en España que participen en el mercado de las criptomonedas, ya sea como agencias de intercambio o monederos virtuales.

Legislación sobre las ganancias obtenidas con las criptomonedas

Declaración de la renta y criptomonedas

Como era de esperar, y desde la introducción de la ley que hemos mencionado, es obligatorio declarar cualquier ganancia obtenida con criptodivisas, así como los saldos en determinados casos. Veamos los diferentes tipos de ganancias, a qué base de cotización pertenecen y los impuestos que aplica la Agencia Tributaria en España.

Venta de criptomonedas

Al vender criptodivisas y obtener así ganancias o pérdidas, debes pagar el impuesto correspondiente. La Agencia Tributaria considera que tienes una ganancia o una pérdida de patrimonio, y por ello debes incluirlo en la declaración de la renta de criptomonedas. Veamos un ejemplo:

Pedro compra una Solana por 20 €. En ese momento, no tiene que pagar impuestos porque aún no ha tenido ninguna ganancia o pérdida con ella. Sin embargo, meses después, Pedro vende su criptomoneda por 65 €. Con esa operación tiene una ganancia patrimonial y debe tributar por ella. La cantidad que le tocará pagar a Hacienda por criptomonedas es de su ganancia, o sea, 45 € (el valor de venta menos el valor de compra). 

Cambio de criptomonedas

Cambiar una criptodivisa por otra es un proceso denominado “permuta”. Es decir, tienes una criptomoneda (Solana, por ejemplo) y la cambias por otra (BNB). En este caso, Hacienda considera que lo que estás haciendo es vender tu primera cripto (con la consiguiente ganancia o pérdida) y comprar otra diferente. Por lo tanto, esta actividad tributa como una venta de criptomonedas en el IRPF. Ejemplo: 

Pedro tiene una Solana que compró por 20 €, y meses después la cambia por un BNB, que tiene un valor de 200 €. Aunque Pedro no haya tenido un ingreso en su cuenta corriente, sí ha tenido una ganancia de 180 €, así que deberá declarar el cambio o permuta de criptomonedas en el IRPF. 

Staking, DeFi y otros préstamos de criptomonedas

El staking es una especie de préstamo por el que, al prestar tus criptomonedas a un exchange, ganas intereses. Tanto el staking como otras variantes similares (yielding, farming) tributan en la base del ahorro del IRPF. Asimismo, los intereses obtenidos con las finanzas descentralizadas (DeFi) y centralizadas (CeFi) son rendimientos obtenidos por la imposición de capitales en criptomonedas y también deben declararse. Al dar tu capital a alguien para que te genere una rentabilidad, es similar a un plazo fijo o una cuenta de ahorro. Sin embargo, se consideran rendimientos de capital mobiliario, por lo que se declaran en la casilla 0027 (Intereses de cuentas y depósitos y de activos financieros en general).

Minería de criptomonedas

La minería de criptomonedas implica tanto la creación de nuevas monedas como la validación de transacciones. En la práctica, el trabajo de los mineros de criptomonedas consiste en resolver problemas matemáticos complejos con el objetivo de ser recompensados con nuevos tokens, y sobre todo, de asegurar la blockchain sin depender de una entidad central. Para eso se requieren potentes equipos informáticos que consumen mucha energía.

La Agencia Tributaria considera la minería de criptomonedas una actividad económica a efectos del IRPF, por lo que los ingresos procedentes de esta actividad son ganancias de la actividad económica. De hecho, la tributación por cobrar en criptomonedas es igual que la tributación de un autónomo. En este caso, hay dos formas de pagar impuestos: mediante la estimación directa simple o estimación directa normal. Estas estimaciones son formas que tienen los autónomos de pagar el IRPF en función de sus ingresos. Ejemplo:

En junio de 2022, Ana empezó a minar criptomonedas. En diciembre, había cobrado 300 Solana por la minería, lo que en euros corresponde a 3600 €. En su siguiente declaración de la renta, Ana tendrá que incluir esos 3600 € en el apartado de rendimientos de actividades económicas.

Regalo de criptomonedas

Esta forma de ganar dinero con las criptomonedas se denomina airdrop. Si algún exchange te regala criptomonedas, deberás pagar los impuestos correspondientes. A diferencia de la compraventa, y como ocurre con los premios de los concursos o la lotería, estas ganancias no se consideran parte del patrimonio, sino rendimientos. Por eso, tributan en la base general y no en la del ahorro. En la declaración de la renta, estas criptomonedas se incluyen en la casilla 0304 (Otras GGPP imputables), y su valor será el precio de la criptomoneda en el momento en que te la regalaron. Ejemplo:

A María le regalan 2 Solana por participar en un concurso. El día que se las regalan, cada criptomoneda vale 50 €, así que Ana recibe un premio equivalente a 100 €. En la declaración del año siguiente, tendrá que pagar impuestos por unos rendimientos de 100 €, independientemente de las fluctuaciones de precio posteriores.

Impuestos en la declaración de criptomonedas 

Impuestos aplicables a las criptomonedas en España

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

A la hora de hacer la declaración de la renta, deberás pagar el IRPF por todas las ganancias y los rendimientos que hayas obtenido.

Por un lado, a las actividades incluidas dentro de la base del ahorro (venta y cambio de criptomonedas, staking, DeFi) se aplican estos tramos y porcentajes de IRPF:

  • Ganancia de 0 a 6000 €: 19 %
  • Ganancia de 6001 a 50 000 €: 21 %
  • Ganancia de 50 001 a 200 000 €: 23 %
  • Ganancia a partir de 200 001€: 26 %

Por otro lado, las ganancias de la base general (por minería y regalos) tienen estos tramos y porcentajes de IRPF:

  • Ganancia de 0 a 12 450 €: 19 %
  • Ganancia de 12 450 a 20 200 €: 24 %
  • Ganancia de 20 201 a 35 200 €: 30 %
  • Ganancia de 35 200 a 60 000 €: 37 %
  • Ganancia de 60 001 a 300 000 €: 45 %
  • Ganancia a partir de 300 001 €: 47 %

Ten en cuenta que, en la minería de criptomonedas, si tus ingresos brutos son inferiores a 1000 € (y no tienes otros ingresos), no tienes que pagar nada.

Impuesto sobre el Patrimonio (IP)

El IP grava la tenencia de derechos y bienes económicos. Por lo tanto, quien posea criptomonedas, deberá declarar el valor de las mismas, junto con el resto de bienes y derechos, para determinar la base imponible de este impuesto. Las criptomonedas computan en la declaración del IP por su precio de mercado a la fecha de devengo, es decir, al 31 de diciembre de cada año. Al ser el IP un impuesto de competencia económica, su forma de liquidación depende de la comunidad autónoma en la que resida el contribuyente.

Impuestos de Sucesiones y Donaciones (ISD)

Si recibes criptomonedas como donación o herencia, se aplica el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, teniendo en cuenta las exenciones y bonificaciones que se regulen en cada Comunidad Autónoma.

Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA)

Puesto que las criptomonedas se consideran divisas, todo servicio financiero relacionado con las mismas está exento del pago de IVA, de acuerdo con el artículo 20 de la Ley del IVA y la consulta de la Dirección General de Tributos CV6-5-20. Asimismo, la minería de criptomonedas no está sujeta a IVA al tratarse de un servicio que carece de cliente o destinatario final. Puesto que no se puede emitir factura a nadie, tampoco se puede aplicar el impuesto. En consecuencia, el IVA de los gastos relacionados con la actividad de minería tampoco serán deducibles, como la compra del hardware o el suministro eléctrico.

¿Cómo calcular las ganancias al vender criptomonedas?

Calcular las ganancias obtenidas con la venta de criptomonedas y otras actividades relacionadas puede ser complicado por la inestabilidad del mercado y la falta de regulación.

En general, el cálculo básico es la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta de las criptomonedas, además de cualquier gasto adicional de la transacción.

Por ejemplo, imagina que has comprado una criptomoneda por 30 euros y la has vendido por 70 euros. En ese caso, tendrías una ganancia de 40 euros. Pero si, por ejemplo, has pagado una comisión de 3 euros al comprar la criptomoneda, entonces la ganancia real sería menor, de 37 euros. Para saber el tipo de cambio a euro al que se compró o vendió la cripto, deberás consultar la cotización en euros en el momento de la transacción.

Por otro lado, está el caso de comprar varias criptomonedas. Por ejemplo, una por 10 euros y otra por 20. Si vendes una por 35 euros, ¿de qué criptomoneda se trata? ¿De la que compraste por 10 o de la que compraste por 20? En este caso, se aplica el método First In First Out, que supone que las criptomonedas vendidas son las que se compraron en primer lugar.

En cualquier caso, al registrar las distintas operaciones en el apartado correspondiente a las criptomonedas (casillas 1800-1814, como hemos dicho antes) de la declaración de la renta, el borrador calcula automáticamente las ganancias sujetas a impuestos.

Sanciones por no declarar las criptomonedas

En la Ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal, se recogen sanciones de 5000 euros para los usuarios e inversores que engañen u oculten información sobre el uso y la tenencia de criptomonedas.

Respecto al Modelo 720, se multará con hasta 5000 euros “por cada dato o conjunto de datos referidos a una misma cuenta que hubiera debido incluirse en la declaración o hubieran sido aportados de forma incompleta, inexacta o falsa”. También habrá multas cuando se retrase la entrega de información sobre las criptomonedas en cartera o cuando se presente por medios distintos a los electrónicos, informáticos y telemáticos cuando exista obligación de hacerlo por dichos medios.

En lo relativo a la declaración de la renta, la multa suele ser de un mínimo del 26 % de lo que no se ha pagado. Es decir, si has ganado 2000 euros por permutas, deberías tributar 380 euros (19 % de IRPF). Si no lo haces, la sanción mínima es del 26 % de ese importe no tributado, es decir, 98,8 euros (si la aceptas y pagas en plazo), aunque puede ser muy superior.

Si haces una declaración complementaria de manera voluntaria, declarando las ganancias fuera de plazo, tendrás un recargo del 5, 10, 15 o 20 %, en función del retraso desde el momento de la declaración original.

Preguntas frecuentes sobre la legislación y declaración de criptomonedas en 2023

Con este artículo, esperamos haber resuelto muchas de tus dudas sobre la legislación de las criptomonedas y cómo declarar las ganancias o actividades como las finanzas descentralizadas o la minería. A continuación, te lo resumimos en la sección de preguntas frecuentes.

Preguntas frecuentes

¿Cómo tributan las criptomonedas?

En España, son aplicables tres impuestos al uso, las ganancias y la tenencia de criptomonedas: el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD) y el Impuesto sobre el Patrimonio (IP). Dependiendo del nivel de ganancias y saldos, se aplican distintos porcentajes de gravamen.

¿Cómo se declaran las criptomonedas?

En la declaración anual de la renta, se ha habilitado el apartado “Monedas virtuales” (casillas 1800-1814) para registrar todas las operaciones realizadas en el año anterior. Asimismo, en el Modelo 721 se declara la tenencia de criptomonedas en el extranjero, mientras que los modelos 172 y 173 deben presentarlos aquellas empresas con residencia fiscal en España que participen en el mercado de las criptomonedas, ya sea como agencias de intercambio o carteras virtuales. Por otro lado, se debe presentar el Modelo 714 del Impuesto de Patrimonio junto con la declaración de la renta. Y si has recibido criptomonedas como donación o herencia, deberás declararlo en el modelo correspondiente del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

¿Cuándo hay que declarar las criptomonedas a Hacienda?

Siempre que obtengas ganancias de las transacciones realizadas con criptomonedas, deberás declararlas a la Agencia Tributaria. Incluso cuando obtengas pérdidas, conviene declararlas también.

Acerca de este autor

Almudena Lopez

Almudena es una especialista en comunicación española en activo desde 2011. Con formación en traducción, copywriting y criptomonedas.